Visitadores Médicos, o ¿Extorsionadores Médicos?


La cosa es así de clara, en la actualidad y desde hace mucho tiempo, un médico está clasificado como Funcionario Público, esto es, trabaja para la administración pública y su misión es velar por el ciudadano y sus intereses, ya que su sueldo parte de sus impuestos, o sea, dinero público.

Por otro lado tenemos la figura del llamado Visitador Médico, que es un trabajador a sueldo que pertenece a una empresa o colectivo de ellas en la que se representa a las casas farmacéuticas y laboratorios para fomentar el uso de sus medicamentos y que estos sean recetados por los médicos en cuestión.

El caso es que estos tipos se presentan en la consulta de tu médico de familia un día cualquiera mientras tu estas esperando para entrar, se te cuela en la consulta, y a partir de ahí comienza todo un proceso de adulación de marcas, productos y demás, con el único objetivo de que el médico, tu médico, te recete después los medicamentos que este individuo le ha encasquetado a base de ofrecerle regalos, cursos de formación, viajes a conferencias y demás golosinas en especie como un chantajista haría con sus clientes para asegurarse una cuota de mercado por encima de otros.

Entonces, si el medico es un funcionario público y estos tienen por ley no aceptar regalos ni sobornos,

¿Por qué se permite a estos extorsionadores del gremio médico, entrar libremente en las consultas médicas públicas y sobornar a nuestros médicos?

Después de que se haya ido este visitador, entras tu a la semana siguiente en la consulta y el medico con su acuerdo ya hecho, a la hora de recetarte un medicamento eficaz, sea conocido o no, te receta el que a él le han dicho por parte del visitador, porque después se lleva comisión de beneficios, regalos y demás.

Bien, todo esto en apariencia está llegando a su fin, y digo en apariencia porque aunque se han puesto algunas medidas, nunca llueve a gusto de todos.

Los Cargos Públicos no pueden aceptar regalos de navidad

Medidas adoptadas para el ahorro médico

Y como decía antes, no llueve igual para todos, otros se empeñan con absurdas justificaciones, en que los médicos dejen de ser funcionarios públicos, y claro, al no ser funcionario público quizá pueda recibir a estos teóricos visitadores y regalos.

La gran mayoría de médicos, prefieren ser atendidos por centros privados antes que los públicos, y eso que ellos mismos trabajan para el público. Esto demuestra el claro mercado que tienen estos profesionales con las mutuas, clínicas, centros privados y demás, en los que ellos mismos tienen empleos complementarios de su función pública, y en muchos casos son propietarios de ellos.

Si a esto sumamos también que muchos médicos trabajan para centros privados en los que se derivan pacientes del público para hacerse pruebas y demás, tenemos un claro interés y beneficio.

¡Ya sabéis, si al entrar a la consulta de vuestro médico de cabecera, veis a un tipo trajeado con una cartera de documentos y que se coloca cerca de la puerta para entrar rápido cuando salga el paciente que está dentro, quizá sea uno de estos sobornadores de lo público!

Anuncios