Parásitos de la Red


envidiosoA uno se le hinchan las narices, de ver a tanto mediocre en la red

Gente sin escrúpulos que se dedica a navegar por la red de página en página y cuando encuentran un artículo que les gusta, lo primero que hacen es Ctr+C y Ctr+V en su Word.

Recordemos la definición de parásito:

Individuo que sobrevive a costa de los recursos de los demás sin llegar a acabar con él

Internet está lleno de estos parásitos sin imaginación ni originalidad, que solo se aprovechan del esfuerzo y trabajo de la gente creativa y original, gente con ganas de crear algo con contenidos propios y con una visión diferente de las cosas.

La gente que tiene ganas de compartir ideas y de ofrecer a los demás cosas originales, divertidas, diferentes y un montón de buenos calificativos, a menudo, suelen ser las más perjudicadas en un mundo sin control ni respeto por los contenidos ajenos.

Mucho se ha hablado últimamente de la Ley de Propiedad Intelectual (Ley Sinde). Que si descargas de pelis por aquí, una web cerrada por allá, y más bla, bla, bla… Pero el principal problema es el copieteo de contenidos que se hace de forma indiscriminada por todos sitios.

Proyecto Ley_Reforma Ley de la Propiedad Intelectual.pdf

Estas sanguijuelas se dedican a copiar contenidos enteros sin remordimientos de conciencia. En otras ocasiones, se molestan un poco en cambiar algunos párrafos y alguna foto. En los peores casos, ante tanta frustración y envidia generada por descubrir un buen contenido y ver como los demás crean algo propio, se dedican a desprestigiar y a tirar mierda injustificadamente sobre los que han sido más listos que ellos. Y no digamos si los originales que se lo curran tienen éxito.

Esto no solo ocurre en el mundo virtual de Internet, en la realidad también se han visto y se ven actualmente, muchos casos de copias. Libros, artículos en revistas y hasta los mismos periodistas de la prensa escrita, creyéndose ellos todo lo originales que quieran, copian contenidos, pero que ellos lo llaman Redifusión de Contenidos. Cogen el artículo de una publicación extranjera, le modifican algunos párrafos, le cambian alguna foto, ponen unas cuantas reseñas a la fuente original del articulo y lo cuelgan en su periódico escrito y digital al día siguiente como si fuera una noticia de ellos. Legalmente si se cita la fuente el contenido copiado es legal, pero pensamos que eso solo es un parche para que los copiones lo tengan más fácil.

Hay demasiados hipócritas sueltos por la vida

Pero, ¿Por qué…

…copia la gente?

…tanto esfuerzo en apropiarse del trabajo de otros?

…mentir y sacar pecho ante los demás con algo que sabemos que es de otro?

En el trabajo sucede lo mismo con los pelotas de turno, los lame culos de jefes y demás. Todos conocemos y hemos sufrido a alguno de los de esta especie. Son unos trepa que ha base de no hacer nada se aprovechan de cualquier cosa de los demás para ascender sin méritos, mientras que los que se matan a currar están todavía de currantes rasos.

Hace poco encontré un comentario sobre este tema diciendo:

Si te copian, debes sentirte orgulloso, porque eso demuestra que eres original

Estos listos no se dan cuenta de que los buscadores penalizan el contenido repetido y copiado, premiando el original. Cuando alguien te copia, realmente distribuye tu trabajo y te da a conocer a un mayor número de gente, realizando una labor gratuita de publicidad.

El problema, es que una vez que te copian, nadie sabe que lo copiado es tuyo y mucho menos de donde salió el contenido original.

El verdadero problema es, que los servidores webs y empresas que ofrecen contenidos, no aportan al creador ningún tipo de seguridad ni opciones que impidan de verdad que un usuario copie lo que está viendo.

Tu que ahora mismo estás leyendo este articulo, podrías copiarlo.

Espero que seas honesto y lo respetes

A eso me refiero, algo tan sencillo como tener un puñado de opciones que uno pueda seleccionar para su página o artículo en concreto. Opciones como deshabilitar copiar, imprimir o guardar página del explorador web, el botón de “Impr Pant”, y cosas así de sencillas que nos harían la vida más segura a todos.

Resulta que es más fácil estar quejándonos a los cuatro viento de que fulano y mengano nos copia y sacar unos cuantos decretos solo para multar a quien nos convenga, en vez de escuchar a los que de verdad entienden y aportan soluciones.

Lo bueno, es que existen algunas alternativas para pillar a esos fantasmas que les gusta no hacer nada y llevarse las medallas:

  • Coloca marcas de agua en tus fotos y videos.
  • Utiliza plugins en tu blog para detectar el plagio, en WordPress existe uno llamado ©Feed
  • En los casos más sangrantes se puede recurrir a empresas profesionales.
  • El blog Herald ofrece 20 recursos gratuitos para evitar el plagio de tus contenidos.
  • Un remedio casero es poner en la barra del buscador un trozo de tu texto que quieres comprobar. Si pones el texto entre comillas, la búsqueda será literal y enseguida saldrán resultados con los sitios que coincidan. Esto solo vale para el plagio literal.
  • Si usas Word, puedes usar su opción llamada Comparar, que está en la pestaña Revisar. Esta opción compara dos documentos y resalta las diferencias entre los dos. Tendrás que poner el contenido que crees que te están copiando con el mismo formato de texto y tamaño que el tuyo, para que así solo compare lo que está escrito.
  • Usar programas gratis como Viper.
  • Recurrir a la Ley si no te queda más remedio.

¡Solo aquellos que son capaces de dar el salto y echarle valor para crear algo, tendrán recompensa!

Anuncios