El Arte de Coleccionar


chismesEn estos tiempos más que nunca, se cuenta todo de todos, pero hay que distinguir entre lo que uno mismo cuenta y revela, y lo que otros cuentan de ti.

Aquella frase de Todo lo que digas podrá ser utilizado en tu contra, está más de moda que nunca.

No nos damos cuenta pero, al publicar cualquier cosa en cualquier página social, comentarios de artículos, email que mandamos, Wha`s Up y demás, estamos revelando cantidad de información personal que dependiendo de la persona que haya detrás, puede ser manipulada y usada en nuestra contra con distintos fines.

Lo más normal es que la mayoría de la información vaya hacia gente de nuestra confianza como la familia, amigos, vecinos, compis del curro o de clase.

Pero también puede pasar, que esa información que mandamos a nuestro amigo, le llegue también a otro amigo de este que no sea amigo nuestro.

Hay otra frase que también se puede aplicar a los tiempos actuales, El más amigo te la pega.

Y es que también hay gente que le gusta coleccionar datos de los demás. Se pasa la vida teniendo la mayor cantidad de datos de todos los que conoce, algunas veces solo por chismorreo, y otras por si algún día tienes un roce con él y después ya no eres tan amigo suyo.

El chismorreo o cotilleo cobra en la actualidad un papel importante según en qué cosas. Puede ser interesante para encontrar un curro, pero puede que no lo sea, si un amigo cuelga una foto de nuestra última fiesta y la ve el empleado de Recursos Humanos de la empresa en la que hicimos una entrevista hace unos días.

Es que todos, queremos saber de todos, y cuanto más, mejor

A quién no le ha pasado alguna vez, que ha tenido que pararle los pies a alguien porque se estaba acercando peligrosamente a cruzar ese umbral imaginario de tolerancia que todos tenemos.

A nadie le gusta descubrir cosas sobre uno mismo en sitios donde no deberían estar

El problema es que vivimos en una sociedad en la que se premia al malo y se castiga al bueno. Todo se utiliza sin reparos, y muchas veces, se tira la piedra y se esconde la mano.

No nos paramos a pensarlo pero por ejemplo,

¿Qué pasaría si se nos pierde o roban el móvil?

Nuestro móvil se ha convertido en una fuente de información incalculable que dependiendo de quien la tenga, puede quedarse en nada o volverse preocupante.

Por suerte, hace poco el Parlamento Europeo ha obligado a Google a que elimine aquellos datos que los usuarios no quieran que estén en internet. Parece que estamos un poco más seguros.

……………………………………………

Podéis encontrar más información sobre la manipulación de la información y de cómo llevar a cabo el desprestigio de la gente hoy en día a través de las redes sociales, en otro artículo publicado aquí titulado, Engañar es Fácil, si sabes como.

¡Hoy más que nunca, el arte de coleccionar datos está tan integrado en nuestras vidas que no nos damos cuenta!

Anuncios