Vacaciones con Derecho a Molestar


Vacaciones¡ Ya llegaron las vacaciones !

Y con ellas, la gente que coge su merecido descanso. Pero el tema es que no solo vienen a las zonas de veraneo las personas, sino que traen consigo una cantidad de hábitos y comportamientos incívicos que dejan mucho que desear. Un repaso por los diferentes especímenes que campan por nuestras zonas de descanso, seguro que reconoces alguno.

…………………………………….

**Por respeto a todos, en este artículo se trata de ilustrar a determinados tipos de personas que de forma incivica, molestan a los demás. En ningún caso, se pretende generalizar.

…………………………………….

Para empezar, está el espécimen conductor. El coche y las distintas formas de llevarlo, que aunque en cada sitio se suele conducir de una forma diferente, parece que impera el salvajismo que traen de serie los que vienen de las grandes ciudades, y cuanto más grande la ciudad, más salvaje la conducción. Siempre con prisas, pitando, pegándose al culo de tu coche en plan acosador, y sin respetar a la gente y a los ciclistas. De entrada, me paso todo el viaje llendo por el carril izquierdo, porque me apetece y porque según otros, lo llaman el “carril rápido”, el cual no tienen así que aguantar a los demás que vamos por la derecha, creyendose ellos que son algo superior.

Cuando llego, aparco donde quiero y me importa tres leches que tengas puesta la placa del vado permanente en la puerta de tu casa.

La gente de las grandes ciudades tiene el problema de traerse consigo el estrés y los malos hábitos de vacaciones con ellos

Otro espécimen es el friki de los cachivaches, que tiene la manía de llevarse a la playa todos los artilugios electrónicos posibles. Porque bañarse, estar en el chiringuito con los amigos y relajarse leyendo un buen libro, son actividades que no entran en el concepto de vacaciones.

También está el tonto de turno que te pone la radio a tope en medio de la playa molestando a los demás, incluso con el móvil. Desconoce esta especie el uso de los auriculares y que a lo demás no nos importan sus gustos musicales, que suelen coincidir en ser desagradables para el resto.

En muchas ocasiones, el friki de los cachivaches suele ser a la vez el tonto de turno que te pone la radio a tope. Este individuo se piensa que debería de haber Wifi Gratis en medio de la playa, y se pasa la mayoría del tiempo gritando a sus amigos cual o tal video chulo está viendo en el momento.

Para continuar con más comportamientos estúpidos, están los que se plantan a un metro de ti, sombrilla, toalla y demás incluido, teniendo el resto de la playa libre. Se ve que les gusta el agobio y eso de que haya sitio libre entre la gente y que se pueda pasar bien no va con ellos. Un poco de arena y molestias varias deberían ser suficientes para que se fuese, y si se queja, habría que decirle que es un cara dura, sin cortarse un pelo.

Otro espécimen playero, es el que utiliza los lavapies como ducha de casa. Este hombr@, se creen que los lavapies están para ducharse a cuerpo entero. Los hombres no se cortan un pelo a la hora de frotarse bien sus partes delanteras y traseras teniendo que estar en cuclillas y medio arrodillados. Y las mujeres tampoco se quedan atrás, lavando bañadores y estrujando la parte superior del bikini para escurrir sus pechos. Con la dificultad de las posturas que hay que adoptar, se las apañan para ir girando todas las partes del cuerpo y salir duchados completamente. Solo les falta llevarse el gel y champú. Un espectáculo lamentable. Algunos hasta duchas a las mascotas, que ya de por sí, están prohibidas por higiene.

Por si no fuera suficiente con las duchas en los lavapies, los padres en un acto de ignorancia y de insolidaridad con el resto de España, dejan a los niños que estén dándole al pulsador del agua, para que esta corra por la arena y rellene los fosos de sus castillos de arena. Desconoce esta gente que en las playas de Levante y Andalucía se eliminaron hace tiempo en la mayoría de ellas las duchas por los lavapies, para ahorrar agua en la zona. Como se dice muchas veces:

¡ El sentido común, es el menor de los sentidos !

Como dice una frase popular, Tontos hay en todos sitios. Pero en vacaciones parece que la mayoría se concentran en las mismas zonas

También existen los cochinos de los perros, y parece que se les olvida leer cuando están de vacaciones. Se creen que pueden llevarse su mascota a donde quieren estar, sin importar que está prohibido en las playas y en los paseos de estas. También, en la terraza de los bares, chiringitos y restaurantes. Resulta muy agradable e higienico ver como el que se sienta en la mesa de al lado con su perro, te jode el momento a base de ladrar sin parar, rascarse y sacudirse todo lo que quiere, y hasta lo suben a la mesa para que coma con ellos. Como se suele decir:

¡ El que tiene perros, acaba siendo como ellos !

Si tienes la desgracia de tener un jardín cerca de tu casa de vacaciones, te encontraras con una tribu varia que se dedica a hacer toda clase de actividades de verano, como botelleos, tocar la guitarra a las 3h de la madrugada, derrapes con las motos, tocar los timbales y un sinfín de actos amorosos que seguro te harán pasar una noche agradable.

Otro que no suele faltar a su cita veraniega es el que se alquila una casa. Con ese espécimen lo sueles llevar de puto culo, porque siempre te pondrá la tele a toda ostia por la noche, los niños gritando a las 9h de la mañana y todo un repertorio de gritos y risas cada vez que toca la hora de comer y cenar. Y si recibe visita de amigos o familia, prepárate para no dormir la siesta o acostarte muy tarde. Suelen ser escandalosos y por lo general, si les dices algo, se te pondrán flamenquitos.

No Molestar

Y no podía faltar, el espécimen hotelero. Ese que llega con su reserva de hotel y se dedica toda su estancia a exhibirse como un pavo por todo el lugar, cruzando por donde le dé la gana, solo o acompañado. Aparcara donde quiera sin temor a la grúa y volverá bien tarde de fiesta con risas y gritos por los pasillos del hotel.

¡ Es para levantarse y soltarle un buen guantazo !

También existe el espécimen sopla collejas. Ese que va a todos sitios con prisa pegándose a tu cuello en la cola para pagar y no para de soplarte en la nuca con su respiración. Aparte también de toser, gritar hablando por el móvil, y llegando familia y amigos que se te pondrán entre él y tu espalda empujando sin contemplaciones.

¡ Este es otro candidato para darse la vuelta y pegarle cuatro gritos bien daos !

Y por último, un rejón especial al espécimen extranjeros residentes y veraneantes de temporada de nuestra España. Creyéndose ellos que vienen del Norte más avanzados y civilizados, mientras que están aquí se transforman en todo lo contario. No dudan en emborracharse y vomitar por todos sitios, destrozar lo que quieran, gritar a pleno pulmón de madrugada, conducir por la izquierda o en plan violento (se creen que aquí las leyes no van con ellos), y por último, por muchos años que vengan o vivan aquí, nunca aprenden español. No porque no sepan, sino porque no les da la gana, y como el inglés es el idioma universal, se lo damos todo hecho allí por donde van.

¡ No sea que se nos vaya el turismo señores !

Hasta aquí, una muestra de los muchos tipos de turista que hay con licencia para ensuciar y molestar. Seguro que alguna vez te has encontrado con alguno de ellos. Pero, como todos no hacen eso, NO SE PUEDE GENERALIZAR.

………………………………………………….

A todo lo anterior, hay que sumar lo peor, que mientras duran sus vacaciones, no les importa ir ensuciando y formando escandalo, ya sea la playa, las calles, jardines y demás sitios. Creen que con la habitación del hotel, el alquiler de la casa de veraneo o la invitación de la familia y amigos, ya tienen incluido el derecho a ensuciar y molestar a los residentes del lugar. En muchas ocasiones con comentarios tan estúpidos como:

¡Bueno, si ensucio, así por lo menos doy trabajo para que contrate gente el ayuntamiento!

¡Oh, en verano se puede hacer ruido hasta más tarde. Son solo las 2h!

Los ayuntamientos no deberían de ser tan permisivos con este tipo de gente, y los residentes deberiamos de mandar alguno a la mierda más a menudo. Pero claro, si nos quejamos mucho se nos van los turistas. Con tal de que vengan, tienen carta blanca para que tengan unas perfectas:

¡ Vacaciones, Con Derecho a Molestar !

Anuncios