El Peligro de las Bombillas de Bajo Consumo


bombillas-bajo-consumoBombilla Incandescente o Bajo Consumo, ¿Qué no nos han contado?

Otro engaño más que sumar a la larga lista de fraudes hacia la población, es este de las bombillas de bajo consumo. Un engaño a escala mundial perpetrado por los mayores fabricantes de lámparas mundiales, y apoyado por los gobiernos con nuevas leyes que han impulsado la adopción de este sistema sin prácticamente probarse antes.

El asunto empieza en Septiembre de 2009, cuando la Unión Europea prohíbe la fabricación y comercialización de la bombilla incandescente de 100W. A partir de ahí, se pone en marcha la cuenta atrás para eliminar definitivamente todas las bombillas incandescentes del mercado.

Hasta aquí, lo que ya sabemos todos. Ahora empieza lo que los fabricantes y gobiernos no quieren que sepamos. Que producen daños graves a la salud de las personas y…

Resulta que las bombillas de bajo consumo, lejos de su utilidad principal que es la de ahorrar dinero con el recibo de la luz y de emitir menos CO2 a la atmósfera, es todo lo contrario. Según diversos informes técnicos y varios cientificos, la realidad es muy distinta:

Síntomas Perjudiciales para la Salud

Si se tiene una exposición prolongada o se tiene una lámpara de bajo consumo a menos de 50cm, se pueden presentar los siguientes síntomas:

Dolor de cabeza, jaquecas, nauseas, migrañas, fatiga visual…

CO2

De entrada, consumen más CO2 en su fabricación que una bombilla tradicional. Ya que esta lleva componentes de cristal, plástico, metal y electrónicos que la bombilla tradicional no llevaba.

Emisiones Radioeléctricas

Al llevar componentes electrónicos en su interior, estas lámparas producen emisiones radioeléctricas de alta frecuencia que superan los límites permitidos legales. La frecuencia de la red eléctrica en España es de 50Hz. Para que funcionen correctamente los componentes electrónicos que lleva dentro la bombilla de bajo consumo al encenderse, se produce una frecuencia de hasta 50.000Hz, unas 1.000 veces más de lo permitido.

Está demostrado también, que las frecuencias que emiten, llegan a alterar las emisiones del Wifi, que son de 2`4Ghz.

El Mercurio

Esto es lo peor. El mercurio es un metal pesado que una vez entra en nuestro cuerpo, este no es capaz de eliminarlo y se va acumulando en el cuerpo. Es de elevada toxicidad y las bombillas de bajo consumo lo llevan dentro en cantidades de 3 a 5 miligramos por bombilla.

Si una sola bombilla se rompe y entra en contacto con el agua, es capaz de contaminar un área de 50.000 litros. Y esto ¡solo una bombilla! En casa podemos llegar a tener docenas.

Os acordáis de la campaña de recogida de los termómetros de mercurio llevada a cabo hace unos años (En otro de mis articulos titulado El Timo del Reciclaje, se habla sobre ello). No fue más que un engaño para que los fabricantes tuvieran su materia prima gratis. Nos metieron el miedo en el cuerpo, diciendo que teníamos mercurio en casa, y ahora resulta que lo tenemos en grandes cantidades. Y lo peor es que no nos lo han dicho.

Termometros_Campaña recogida

Emisión de Radiación Ultravioleta

El vapor de mercurio de la bombilla, al ser excitado eléctricamente, emite radiación ultravioleta que al interactuar con las sustancias químicas del interior de la bombilla genera luz. Estas bombillas, a diferencia de los tubos fluorescentes, no tienen difusores para filtrar la radiación ultravioleta, por lo que se pueden presentar problemas cutáneos y sensibilidad en determinadas personas.

Este parpadeo producido por la frecuencia a la que emiten, puede producir migrañas. La calidad de luz de estas bombillas es muy mala. El espectro de luz es poco homogéneo y natural, y distorsiona ciertos colores y disminuye otros. Esta luz no es armónica ni saludable.

interior bombilla bajo consumoBombilla de Bajo Consumo – Despiece

El Ahorro de Energía

El supuesto ahorro de energía que prometían, se ha quedado en casi nada. Resulta que una vivienda normal no es una oficina o un lugar donde las lámparas permanezcan grandes periodos de tiempo encendidas. En casa, se encienden y apagan bastantes veces dependiendo de la estancia donde estén colocadas. Resulta que tenemos aquí otros problemas:

  • La bombilla de bajo consumo, para encenderse y llegar a su intensidad lumínica máxima, suele tardar 1minuto aproximadamente. En este tiempo es cuando más consumo de electricidad gasta y si tenemos en cuenta que la mayoría de veces que encendemos y apagamos una lámpara en casa, no suele pasar más de 5min. Tenemos que no hay tal ahorro.

  • También está el añadido de que estas bombillas, cuando permanecen largo tiempo encendidas, si las apagamos, y no las volvemos a encender antes de 20min. Vuelven a realizar el gasto máximo que comentaba antes.

  • Y por último, tenemos el componente calorífico. Las bombillas incandescentes tenían la particularidad de que el 80% de la energía emitida, era en forma de calor y el 20% restante, era luz. Ahora, al eliminar ese componente calorífico de nuestras casas, no tenemos ese calor generado por las bombillas, por lo que de forma inconsciente, nos obliga a encender los aparatos de calefacción en casa, con el gasto que supone en luz, gas, petróleo o leña. Los que son regulados de forma automática por termostatos, funcionaran con mayor frecuencia que cuando teníamos las bombillas incandescentes.

Otros Problemas

Estaríamos hablando de otros atenuantes como:

  • Al encender este tipo de lámparas, al principio no alumbran casi nada. Las personas con mala visibilidad, con problemas o los ancianos, tienen un alto riesgo de sufrir un accidente a consecuencia de la mala visibilidad en la estancia.

  • El coste de cada bombilla es muy superior al de cualquier bombilla incandescente.

  • El reciclado de estas bombillas es más costoso y difícil, ya que no se deben tirar a un contenedor normal, si no a uno especial que es el mismo que el de los tubos fluorescentes.

  • Por cada bombilla se nos cobra un canon de reciclado de 0`3€, según el Real Decreto 208/2005 del 25 de febrero, sobre aparatos eléctricos y electrónicos.

De postre, os dejo un par de documentales que explican todo lo que se necesita saber acerca de estas bombillas. Cosas que no nos habían contado.

La 2. La Noche Temática – La Mentira de las Bombillas de Bajo Consumo

Luz Tóxica. El Peligro de las Bombillas de Bajo Consumo

…………………………………………………..

Lo cierto es que todo lo expuesto en este artículo, está respaldado por numerosos estudios científicos (a través de los links puestos en este artículo, podéis llegar a verlos), que avalan y demuestran los peligros para el medioambiente de estas bombillas. También a nivel medico se han comprobado los daños que producen sobre las personas.

En este caso, como en muchos otros, prevalece el interés económico a costa de la salud de las personas y el deterioro del medioambiente.

¡Como siempre, la verdad es para los que quieran creerla!

Anuncios