El Timo del Reciclaje


recycleEl reciclaje se ha convertido hoy día en toda una industria que no para de crecer

Lejos del objetivo principal que era reducir el consumo, reutilizar todas las materias primas y preservar el medio ambiente, se ha convertido en un poderoso instrumento para vendernos de nuevo algo por lo que antes ya habíamos pagado.

Lo peor es que la gente, lejos de darse cuenta, está totalmente convencida de que deben de hacerlo, gracias a una campaña de marketing y publicidad que lleva acosando la mente de las personas durante los 16 años que lleva la Ley de Residuos de 1998 (sustituida en 2011 por otra más actualizada).

Anterior a 1998 había toda clase de cosas que ya de por si eran ecológicas de verdad, como por ejemplo las Botellas Retornables, que uno podía llevar de vuelta a los supermercados y descontar unas pesetas por ellos. Directamente en la fábrica se limpiaban higiénicamente y se llenaban de nuevo, por eso eran retornables. Ahora se trituran y se vuelven a fabricar, con todo el coste que lleva.

Actualmente no paran de fabricarse envases de plástico, latas y vidrio, con el gasto que lleva el proceso de extracción de la materia prima, fabricación y posterior destrucción una vez consumido, para volverlo a fabricar de nuevo.

¿Recordáis la campaña para deshacerse de los termómetros de mercurio?

Pues realmente lo que hicieron fue recolectar todo el mercurio para tener los fabricantes la materia prima gratis con la que fabricar las bombillas de bajo consumo. Bombillas que se ha demostrado son perjudiciales para la salud si se rompen, ya que llevan mercurio. Hemos pasado de tener un simple termómetro, a tener varias docenas de bombillas rellenas de mercurio.

Timos destapados como noticias de robos constantes en los Eco Parques de cualquier pueblo o ciudad, o el fraude emitido en España Directo del vertedero de Murcia Cañada Hermosa, en el que se tira toda la basura junta sin tratar.

Pero lo peor del asunto es la basura electrónica, esa que aumenta a cifras alarmantes año tras año con la fabricación de innumerables dispositivos electrónicos. Lejos de ser reutilizada, cuando llegan al Eco Parque, se pone en marcha toda una cadena que solo sirve para aprovechar un mineral llamado Coltan, enviando la basura electrónica a países africanos y del tercer mundo en gigantescos basureros electrónicos.

coltan

El Coltan

El Coltan es un mineral muy escaso en la naturaleza y que solo está en unos cuantos lugares del mundo. Su uso es la base de los chips para fabricar cualquier dispositivo electrónico. De ahí la gran importancia de este mineral por los mayores fabricantes de electrónica del mundo. Televisiones, móviles, ordenadores, etc, todo lo que lleve un chip, necesita coltan.

¿Recordáis las campañas que anuncian que os compran vuestro viejo móvil por unos pocos euros?

Realmente lo que quieren es reutilizar la materia prima del coltan para seguir fabricando más aparatos con el menor coste posible para ellos. Al usuario le dan unos pocos euros por su viejo móvil, cuando en realidad el coltan y los chips recuperados, tienen un valor altísimo para el fabricante.

Alberto Vázquez Figueroa escribió un libro llamado Coltan, en el que detalla la injusticia que realizan los mayores fabricantes de electrónica del mundo, esclavizando a niños del tercer mundo en minas para extraer este mineral.

………………………………………….

Los usuarios deberíamos mentalizarnos y no caer en las absurdas políticas de consumismo y marketing llevadas a cabo por los fabricantes. Pero claro, los fabricantes que ya han pensado en ello antes, inventaron también aquello de la Obsolescencia Programada.

¡Qué pena que el esfuerzo de la gente por salvar el mundo, sea
un engaño masivo de los fabricantes, amparado por los gobiernos!

Obsolescencia Programada


Obsolescencia Programada es el resultado de la política llevada a cabo por el mercado de consumo de las grandes compañías que lo han impuesto como modelo standard. También de una sociedad que ha sido víctima del auto engaño y ha aceptado con calzador esta forma capitalista de vivir.

Todo está roto antes de ser comprado, la carrera de ingeniero esta más depreciada que nunca. Frases como comunes como:

“Parece que lo hacen para que se rompa”

“Ya se ha roto. Claro, justo cuando se acaba la garantía”

Todo está programado para la Auto Malfunción, y esto es, que el producto comprado nuevo tiene una fecha de caducidad impuesta por el fabricante. Todo dispositivo electrónico o no, dejara de funcionar correctamente o se estropeara de tal forma que no pueda ser usado con normalidad en un plazo de tiempo calculado, que hará que tengamos que reemplazarlo por otro nuevo sin más remedio.

Esta política consumista sin descanso, ha sido la respuesta de las grandes corporaciones, que con su avaricia de dinero y beneficios sin fin, se pusieron manos a la obra allá por principios del siglo XX.

Todo está pensado desde los departamento de I+D+i para que un producto nuevo lanzado al mercado tenga una vida útil limitada y calculada al detalle.

Todo es calculado, desde la resistencia de todos los materiales que conforman un producto, pasando por pruebas en laboratorio del uso del dispositivo que son realizadas para calcular su durabilidad en función del uso que se espera que se haga de él, hasta la recopilación de los hábitos de uso que se hace de él una vez se ha vendido. Y esta información claro está, la proporcionamos nosotros de forma gratis al fabricante sin darnos cuenta, ya sea conectándonos a internet y enviando estadísticas de uso, rellenando encuestas a cambio de un descuento, descargas de aplicaciones, etc. Todo es cuantificado y asociado para generar los llamados perfiles de consumo, los cuales se retro usaran de nuevo en la evolución de la siguiente versión del dispositivo o en la fabricación de uno nuevo.

Todo tiene un reloj interno, un contador, y cuando llega la fecha o el número programado, todo deja de funcionar bien o simplemente se estropea del todo.

Otro problema añadido son los servicios técnicos, que dependen de los propios fabricantes para tener piezas de repuesto, y en la actualidad, todo está pensado para que arreglarlo salga muy caro y tengas que comprar uno nuevo.

En los dispositivos más analógicos, por llamarlos de alguna forma, se calculan la resistencia de los materiales, ya que con esto se sabe la vida útil que va a tener en función de un número determinado de usos que se le da. Ponemos varios ejemplos:

Elemento Electrónico: La Impresora

Comprada nueva, al cabo de un número determinado de impresiones, dejara de funcionar o presentara errores que la inutilizaran. Se ha comprobado que con aplicaciones software, es posible resetear el contador interno que llevan, y la impresora vuelve a funcionar perfectamente.

Elemento No Electrónico: La Ropa

Compramos una prenda de unos 10€ en tiendas de franquicia conocidas. El material utilizado, así como la resistencia del tejido y la forma de elaborarlo son determinantes para calcular su durabilidad. Por lo que una prenda de este tipo, tras X número de usos y lavados, ya presentara desperfectos en sus costuras, deshilachamiento de las fibras, etc, que harán que no resulte presentable llevar esa prenda.

Algunos confunden la obsolescencia programada, con la renovación de productos, tales como realizar actualizaciones de software de programas, sistemas operativos, aplicaciones de móviles y demás. No es ese el concepto.

Os dejo a continuación un video muy gracioso en el que se realiza una parodia sobre este hecho del consumismo desaforado y el concepto de la obsolescencia programada.

¡La próxima vez que se te rompa un aparato, intenta buscar una solución antes de comprar otro!